Conoce todo sobre los Chakras Reiki

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar sobre los chakras. Esto es algo que se suele tratar en algunos tipos de yoga y, también, en meditación. No obstante, los chakras en Reiki tienen una presencia notoria. Hoy vamos a descubrir cuáles son los chakras Reiki, su importancia y su significado.

¿Qué son los chakras para el Reiki?

Como bien sabemos, el Reiki hace uso de las manos para ponerlas sobre determinados puntos del cuerpo y permitir que la energía que se encuentra bloqueada fluya. Asimismo, si hay alguna parte del cuerpo que necesite sanación, la propia energía del profesional puede lograr este objetivo.

La importancia de los chakras Reiki radica en que cada chakra es un vórtice de energía. Por lo tanto, ese centro energético estimulado mediante las manos puede originar el resultado que estamos buscando. Si estamos cerca del chakra, pero no lo estimulamos directamente ni sabemos cómo hacerlo, puede que los resultados sean mediocres.

Significado de los principales chakras Reiki

Existen hasta 7 tipos principales de chakras Reiki que es necesario que tratemos en profundidad. Esto es debido a que cada uno tiene un significado, un color y un objetivo totalmente diferente. Por lo tanto, tratarlos independientemente nos ayudará a entenderlos mejor.

1. Muladhara

Este es el primero de los chakras, el que es considerado el chakra raíz debido a que se ubica en la espina dorsal. El color que lo caracteriza es el rojo y se asocia a la supervivencia. Los bebés suelen presentar este chakra ya que su objetivo primario en la etapa de la vida en la que se encuentran en solo sobrevivir.

Activar y trabajar sobre este chakra permitirá tratar problemas relacionados con los huesos, los dientes y las uñas. No obstante, en el aspecto personal, también nos ayudará con el apego. Pues, tendemos a apegarnos no solo a objetos, sino a lugares y a personas.

2. Swadishtana

Este chakra Reiki se encuentra situado debajo del ombligo, unos cuatro centímetros más abajo. Su color es el naranja y se relaciona con el placer. Por lo tanto, cuando este chakra está bloqueado o presenta algún problema, lo normal es que exista un sentimiento de culpa.

Trabajar sobre este chakra nos permitirá lidiar con los problemas que tengamos con respecto a la sexualidad, así como aquellas dificultades emocionales a las que no les sabemos hacer frente. También permite estimular la creatividad.

3. Manipura

Este tercero de los chakras Reiki está situado en el estómago y su color principal es el amarillo. Este chakra es sumamente importante, ya que en él se encuentran los bloqueos relacionados con el intelecto, la personalidad o la autoestima.

Si tenemos un problema de vergüenza, una falta de fuerza de voluntad o nos desvalorizamos, es necesario trabajar con este chakra. El color amarillo que lo caracteriza suele impregnar a los adolescentes debido a sus dudas sobre quiénes son y su autoestima que aún está asentando sus bases.

4. Anhata

Este cuarto de los chakras Reiki se encuentra situado en nuestro corazón y el color que lo identifica es el verde. Si este chakra está bloqueado sentiremos un vacío en nuestro corazón y una tristeza que creeremos imposible de subsanar.

El equilibrio en este chakra es esencial para conseguir nuestro bienestar. Este chakra, además, también está relacionado con cómo nos relacionamos con los demás. Por lo que si tenemos problemas en este aspecto, trabajar con él nos puede ayudar.

5. Vishuda

Este es el chakra de la garganta que se encuentra en el lugar que designa. Su color es el azul y su cometido es desbloquear todo aquello que sale de nuestra boca. Por ejemplo, si mentimos, contamos una realidad que no se corresponde con la que es o nuestras palabras solo están dirigidas a juzgar y criticar, este chakra se encontrará bloqueado.

Trabajar con él nos ayudará a ser sinceros, a expresar nuestras emociones si nos cuesta hacer esto y a comunicarnos de manera mucho más sana y efectiva. Así mejoraremos nuestras relaciones con los demás.

6. Ajna

Este chakra es más conocido como el tercer ojo y se sitúa en el centro de nuestra frente. Su color es el índigo y se suele trabajar con él para conseguir ver aquello en lo que estamos ciegos, activar nuestra intuición y percepción, y ayudarnos a ver la realidad tal cual es.

Cuando tenemos este chakra bloqueado nos cuesta ver la realidad, identificar a las personas tóxicas que hay a nuestro alrededor y, probablemente, existan muchos cambios en nuestra vida. Por ejemplo, amigos o parejas que vienen y van o cambios constantes de domicilio.

7. Sahasrara

Este chakra se encuentra ubicado en la zona de la coronilla y su color es el violeta. Este es el chakra que puede permitir a cualquier ser humano experimentar una agradable paz interior. Cuando se encuentra bloqueado, sucede que las personas reniegan de todo aquello que no pueden ver, pues su máxima es “solo creo en lo que veo”.

Las personas que viven en base a esta máxima suelen tener un miedo profundo y al mismo tiempo inconsciente a la muerte y a la soledad. Trabajar sobre este chakra permitirá a estas personas alcanzar la paz.

Chakras secundarios

Los chakras Reiki anteriormente mencionados son los que podemos considerar principales. No obstante, existen otros considerados secundarios sobre los cuales también se puede trabajar. Veamos sus cometidos: