Saltar al contenido
Blog de Reiki

Niveles en Reiki

Las personas que están interesadas en iniciarse en Reiki no tienen por qué tener habilidades especiales. Tan solo, necesitan someterse a un proceso de aprendizaje en el que tendrán que pasar por diferentes niveles Reiki.

Hoy vamos a descubrir cada uno de los niveles Reiki. Veremos qué se requiere en cada uno y qué es necesario aprender y asimilar para poder pasar al siguiente nivel. Si somos capaces de llegar al último, estaremos preparados para ejercer como profesionales del Reiki.

 1. El despertar

Este es el primer nivel de iniciación al Reiki y tiene mucho que ver con lo físico. En este nivel Reiki se aprende lo esencial, los chakras y sus colores, cómo poner las manos y cómo transmitir la energía.

¿Por qué se llama el despertar? Porque para lograr sanar con las manos y trabajar con la energía, primero tenemos que abrir nuestros propios chakras. Especialmente, el chakra coronario, el de las palmas de las manos y el del corazón.

Esto es un proceso que dura unos 21 días. Al igual que cuando trabajemos con personas y las ayudemos estas pueden sentir molestias tras una sesión Reiki, a nosotros nos puede pasar lo mismo en este nivel. Esto no tiene que asustarnos. Estamos en el buen camino.

Tras esto, puede empezar a trabajarse con otras personas, con animales, plantas, piedras… En definitiva, con todos aquellos elementos que tengan energía. Una vez este nivel esté dominado, pasaremos al siguiente.

2. La transformación

Este segundo de los niveles Reiki tiene que ver con lo mental y requiere una prueba muy dura. Requiere abandonar hábitos nocivos, costumbres tóxicas y aprender a gestionar de manera sana nuestras emociones.

Dejar de fumar, abandonar la adicción al alcohol, saber gestionar la ira, ser capaces de automotivarnos, de ver nuestras emociones y entenderlas, de sacudirnos de encima el apego… Si logramos esto, podremos seguir adelante con este nivel.

¿Qué aprenderemos en este segundo de los niveles Reiki? Trabajaremos con los símbolos que no harán más que aumentar la transmisión de energía sanadora. Pero, también, aprenderemos cómo llevar a cabo el Reiki a distancia.

3. La realización

Si hemos superado los dos niveles anteriores, estaremos ya preparados para este tercero de los niveles Reiki, el de la realización. Este nivel ya no tiene que ver con nada físico o mental, sino con la conciencia.

En este nivel se nos brindarán unos símbolos más potentes y, también, aprenderemos meditaciones que nos permitirán desarrollarnos más como futuros profesionales del Reiki. Nos daremos el tiempo necesario para sentirnos seguros, perfeccionar nuestras habilidades y permitir que nuestra intuición empiece a guiarnos.

4. Maestría

Este es el último de los niveles Reiki. Un nivel en el que estamos preparados para ejercer como profesionales Reiki y ayudar a otras personas. Como nos hemos podido dar cuenta, primero el Reiki nos ayuda a nosotros para así, después, poder ayudar a los demás.

Una vez hayamos adquirido experiencia como profesionales de Reiki, también podemos aventurarnos a enseñar. Convertirnos en guías para todas aquellas personas que quieran iniciarse en esta práctica, al igual que un día nos ocurrió a nosotros.

No obstante, la maestría también implica llevar una vida basada en el Reiki a todos los niveles. Llegados a este punto no podemos permitirnos caer de nuevo en hábitos tóxicos o centrarnos en lo físico y dejar de lado la parte mental del Reiki. El Reiki es una manera de vivir. ¿Has estado alguna vez en alguno de estos niveles?